La Injusticia de Los Penales

Ver la imagen de Leo Messi llorando después de errar su penal contra Chile lo dice todo. Los penales están matando al futbol. La definición por penales no debería existir. Es injusta, es ridícula.
 

Los equipos con menos posibilidades juegan a no perder y así forzar los penales.
Los técnicos festejan cuando un jugador contrario es expulsado o amonestado.
Como cuando Simeone hizo expulsar a Beckham y todos festejaban como si fuese una obra de arte del futbol.

Ya no hay necesidad de eludir rivales sino conseguir echarlos de la cancha de manera que el equipo contrario quede en inferioridad numérica para tener ventaja.
El futbol de hoy no es como el de antes:
– Técnicos que reclaman a los árbitros como si estos pudiesen cambiar sus fallos, en vez de acomodar a sus dirigidos.
– Los jugadores se dedican a reclamar en cada falta, fabricar infracciones alentados por su técnico donde ya el futbol no importa.
– Árbitros que pueden cobrar lo que se les ocurra sin sanción alguna, hasta un gol con la mano aunque las cámaras lo muestren al mundo.

En el mundial 90 Argentina estuvo a punto de ser campeón mundial ganando los partidos por penales siendo uno de los que peor futbol demostró. Brasil fue campeón por penales en EEUU y Chile no le gano a Argentina en ningún campeonato.

Para que el futbol vuelva a ser improvisación y creatividad tenemos que terminar con la definición por penales. Después del alargue si hay igualdad, el campeón debería ser el equipo más goleador del torneo o el que gano el último partido entre ambos equipos, así nadie sale a no perder.
Por ejemplo, si Barcelona jugara un partido por penales con un equipo de 3era división no habría ninguna diferencia futbolística, y podría perder tranquilamente.

Los penales son una tómbola y nada tienen que ver con el futbol.