¿Vale oro?

El pase de Pogba al Manchester United se hizo oficial. Alrededor de una suma de 120 millones de euros es lo que pagara el club inglés por el mediocampista francés.

Se convirtió en el jugador más caro de la historia, por delante de Gareth Bale, por 101 millones de euros y Cristiano Ronaldo, por 94 millones de euros. Pogba luego de cuatro años volverá al club que lo entregó a la Juventus como una futura promesa. El club italiano relanzó la carrera del joven francés que a lo largo de todas las temporadas se fue transformando en una de las estrellas mundiales más cotizadas. Era tanta la euforia por el mediocampista, que se hablaba de un alto interés de los clubes más poderosos; El Real Madrid y el Barcelona. Pero Paul ya tiene destino. En Old Trafford lo esperan con los brazos abiertos.

We waited a long time to see this??? Paul #Pogba signs his 5 year contract for #mufc?

A photo posted by Manchester United (@unitedscore) on

No muchos están de acuerdo con el valor del traspaso, ya que, suele parecer un poco exagerado. Arsene Wegner, entrenador del Arsenal, calificó a la suma de dinero como una completa locura. Pogba es una de las grandes figuras hoy en día. Posee muchas características y no carece de habilidad a la hora de jugar al fútbol. No obstante el francés se vio criticado y expuesto, ya que, en la última edición de la Eurocopa no logró un buen papel. Los rumores de su salida de la Juventus comenzaron antes de que finalice la temporada. Se hablaba de que los equipos interesados tendrían que pagar una altísima suma de dinero, sin embargo nunca nadie se imaginó que el Manchester United intentaría repatriar a la joven estrella y que gastaría un absurdo dineral.

The wait is finally over…. #POGBACK

A photo posted by #POGBACK (@pogback) on

En esta ventana de traspasos los equipos europeos rompieron con el mercado. Sobrevaloraron a varios jugadores y gastaron fortunas para conseguirlos. ¿Darán fruto estos jugadores tan sobrevalorados en sus nuevos equipos? Esperemos que sí. Nada más frustrante que ver fracasar a un jugador en su nuevo equipo. En cambio nada más emocionante que disfrutar de nuevos ídolos y nuevas figuras.