Noche de brujas

Atípico. Lo que sucede en un equipo argentino, Estudiantes de la Plata, es un hecho insólito. El presidente del club, Juan Sebastián Verón, es al mismo tiempo,  parte del plantel pincha. Creo que nunca sucedió algo parecido.

La brujita, ídolo en el club platense, se convirtió en presidente de la institución a finales del 2014, por un amplio margen sobre el ex presidente Enrique Lombardi. A principios de octubre del año pasado, prometió volver a jugar para el club, si se vendían al menos el 65% de los palcos del nuevo estadio. Como era de esperar, ante la posible vuelta de su ídolo máximo, la gente de Estudiantes arrasó con la compra de los palcos hasta venderse casi en su totalidad. A partir de entonces, Verón, comenzó a entrenarse de manera individual, para poder sumarse al primer equipo a principios del 2017, con la mente puesta en la Copa Libertadores, objetivo máximo para esta temporada.

“Si vendemos el 65% de los palcos del nuevo estadio juego la Libertadores 2017”

– Juan Sebastian Veron

Durante la pretemporada por Estados Unidos, sumó los primeros minutos como nuevo jugador del club, siendo al mismo tiempo el presidente.

Esto recién comienza, pero qué sucederá, si Estudiantes no consigue los resultados esperados, Verón siendo jugador deberá desvincular al técnico?. O si, ahora estando más cerca del plantel comienza a tener diferencias con el entrenador. ¿Tendrá Vivas el suficiente carácter para no sentirse presionado por el presidente?,  ¿Se animara a armar el equipo de acuerdo a sus convicciones y dejar afuera a Verón en caso que él lo considere oportuno  para el equipo?

Estas preguntas son muy difíciles de responder. Sus respuestas se verán con el correr de los partidos y los resultados. Pero en mi opinión, resulta muy peligroso que un jugador sea al mismo tiempo directivo, los roles se empiezan a mezclar y comienzan los problemas. Verón debería dejar el cargo de presidente en manos del vice, por el tiempo que  vista la camiseta del club de sus amores dentro de la cancha, Después podrá desarrollar sus funciones como presidente.  Debería tenerse presente que en el fútbol argentino, los técnicos viven con presión constante  en la lucha por conseguir resultados,  y el entrenador de Estudiantes tendrá la presión de tener entre sus dirigidos ni más ni menos que al presidente del club, y esa situación puede inclinar la balanza en al momento de decidir quiénes van a formar parte del equipo.