Doble Salto

Salto es una ciudad uruguaya, con una población que apenas supera los 50.000 hombres. Pero en esa ciudad, y en el año 1987, nacieron dos de los mejores delanteros actuales, Luis Alberto Suárez y Edinson Cavani.

Luis Suárez, actualmente en el Barcelona, es considerado como el mejor centrodelantero del momento. Con tan solo 19 años fue transferido al Groningen de Holanda, para comenzar una increíble carrera en Europa. Su venta al Barcelona por 81 millones de euros, lo convirtió en el jugador uruguayo más caro de toda la historia. Además, es el máximo goleador histórico de la selección uruguaya. Luis cuenta con muchísimos récords en su nombre, entre ellos, haber convertido cuatro goles en dos partidos consecutivos de la Liga Española. Sin embargo, Suárez posee un dato negativo, ya que, fue acusado de morder a tres rivales en diferentes oportunidades, lo que le valió duras sanciones como por ejemplo, 10 partidos de sanción.

Edinson Cavani, jugador del PSG de Francia, es uno de los mejores delanteros de Europa. Su traspaso del Napoli al PSG es el segundo más caro de la historia uruguaya, siendo solo superado por Suárez al Barcelona. Edinson es el goleador histórico del Napoli en competencias internacionales. En la temporada actual, el uruguayo lleva convertidos más goles que partidos disputados, y es una gran amenaza para el conjunto de Messi, próximo rival en la Liga de Campeones. Acumula 109 goles con la camiseta del equipo parisino, siendo el segundo máximo goleador, solo por detrás de Zlatan Ibrahimovic con 156.

Es increíble que en una misma ciudad con tan pocos habitantes y en el mismo año, hayan nacido dos de los mejores delanteros uruguayos de todos los tiempos. Además, no es una ciudad con grandes equipos, por  eso los jóvenes que aman el deporte y tienen la intención de vivir de esa pasión, deben viajar a Montevideo, la capital, para sumarse a algún club y tener competencia. Ésto demuestra que cualquier niño con esfuerzo y sacrificio, puede jugar al fútbol por más que haya nacido en un país sin ADN futbolístico, que no hace falta nacer en las grandes ciudades. Lo más importante es realmente tener ganas de jugar y estar dispuesta a hacer sacrificios, como ir a vivir solo, lejos de la familia a temprana edad. Es una decisión difícil, y más aún, siendo tan joven y habiendo vivido tan poco, pero la vida es una sola, y si pasa el tren es difícil que vuelva a pasar, por lo que hay que aprovechar la única oportunidad de dar el gran salto.