La maldición de Cúper

Héctor Cúper perdió de nuevo una final. En esta oportunidad, al frente de Egipto no pudo romper su mala racha frente a Camerún.  Héctor volvió a caer en el partido definitorio por sexta vez. La Copa del Rey en 1998 y la Recopa de Europa en 1999 al frente del Mallorca, dos Champions League en el 2000 y 2001 dirigiendo al Valencia, y la Copa de Grecia en 2010 con el Aris Salónica, son las cinco finales previas en las que cayó en la final. A ésto, hay que sumarle dos subcampeonatos con Huracán en 1994 y con el Inter en 2003.

En 1999 consiguió por última vez, vencer en una final. Fue ante el Barcelona por la Supercopa de España. Previamente había logrado la Copa Conmebol con Lanús y la Supercopa de España con Mallorca.

“Espero ganar algún día una final, no he tenido mucha suerte con ellas”, Cúper.

Luego de comenzar ganando la final a los 22 minutos de la primera etapa, parecía que la maldición se rompería. Sin embargo, a los 14 minutos de la segunda mitad, Camerún consiguió el empate, y volvieron los fantasmas de las finales perdidas anteriormente. Finalmente, a un minuto del cierre del encuentro, Camerún consiguió ponerse al frente y llevarse la copa. Luego de esta final, donde parecía que finalmente se quebraría la maldición y Cúper no pudo, parece que el entrenador argentino nunca la podrá romper.

A pesar de su infortunio en las finales, hay que destacar, que llega a esas instancias no con equipos favoritos, sino con equipos que solo llegaron a ese punto gracias a su participación. Habría que ver el medio vaso lleno y dejar de criticarlo por las finales perdidas y valorar hasta dónde llegó con equipos a los que no les sobraba nada. Cúper volvió a poner a Egipto entre los mejores del continente, y está encaminado a clasificar al próximo mundial luego de 28 años. Encabeza su grupo, y todo es un gran logro del entrenador,  lo que sería un buen premio consuelo luego de perder esta final.